Impacto ambiental como herramienta para minimizar los efectos del cambio climático

Alejandrina Bazán nos habla sobre el «Impacto ambiental como herramienta para minimizar los efectos del cambio climático».

En Yucatán somos privilegiados por contar con una riqueza natural única, con 378 kilómetros de costa, más de 8,000 cenotes, parte de la selva maya conocida por ser el segundo bosque tropical más extenso de América, hogar y hábitat de diferentes especies de flora y fauna. Pero en los últimos años todo esto se ha visto afectado por diferentes causas naturales y antropogénicas.

Todas las actividades que realizamos tienen una repercusión en nuestro medio ambiente, por ello existen instrumentos de regulación y política ambiental que nos ayudan a prevenir, mitigar y restaurar esos daños. Uno de los instrumentos de regulación más conocido y sonado, es el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), al que la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) lo describe como “El documento mediante el cual se da a conocer, con base en estudios, el impacto ambiental, significativo y potencial que generaría una obra o actividad, así como la forma de evitarlo o atenuarlo en caso de que sea negativo”. La LGEEPA es la ley rectora de medio ambiente en el País, que tiene como objetivo la preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección al ambiente en todo México.

Falmencos

En esta Ley se menciona algo que de acuerdo a mi experiencia, he visto que la mayoría de las veces se desconoce y causa mucha confusión en la ciudadanía: las competencias, es decir, a qué autoridad le corresponde evaluar y autorizar algún trámite ambiental. Por ejemplo, siguiendo con el tema de los MIA, la mayoría de las personas suponen y dan por hecho que debido a que un proyecto se pretende realizar en Yucatán o en algún otro estado de la República, es dicha entidad la que se encarga de la autorización ambiental, pero no siempre es así; de hecho la mayoría de las obras o actividades las evalúa y autoriza el Gobierno Federal a través de la Secretaría del Medio Ambiente (SEMARNAT).

En el Artículo 28 de la LGEEPA se describen las obras y actividades que se deben presentar ante la federación o ante los estados. En el caso de Yucatán es ante la Secretaría de Desarrollo Sustentable, pero cada estado cuenta con su Secretaría de Medio Ambiente. Los responsables de ejecutar la obra o el proyecto son quienes deben de presentar el MIA, y además son quienes deben llevar a cabo y dar seguimiento a las acciones de prevención y mitigación.

Vista aérea de la costa
Fotografía: Fernando Méndez

El MIA se debe presentar antes de la etapa de construcción; lamentablemente esto no siempre se cumple, y es ahí donde se dan la mayoría de las repercusiones al medio ambiente, ya que en una obra o construcción no regulada no se garantiza que las acciones que se vayan a realizar se estén haciendo de la mejor manera posible y con el menor impacto al medio ambiente.

En muchos casos esto sucede por falta de información, pero en otros casos también sucede porque las personas prefieren saltarse ese proceso. Como ciudadanos nos debemos informar muy bien y cumplir con la normatividad de nuestro país, en todos los temas, incluido el ambiental, para así también poder exigir y participar en las decisiones que se toman en nuestro país, estado o municipio.

Estamos pasando por una crisis climática que no podemos afrontar solos, tenemos que unir esfuerzos todos los sectores de la sociedad. Todos debemos poner nuestro granito de arena desde nuestras trincheras, conocer e informarnos de los temas y problemáticas ambientales actuales, contribuir con las soluciones y poder dejarle un mundo mejor a nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Pájaro Toh
Fotografía: Fernando Méndez

“El cambio climático no tiene límites, está sucediendo en todo el planeta y nosotros lo estamos acelerando cada día más.”