Salita Raffadali: Una calle que quiere ser jardín

Comparte con el mundo!

Autores: Manfredi Leone, Angelica Agnello, Marco Claude

Palermo, 2018. La capital de Sicilia es también la capital de la cultura italiana durante el año. Las calles de la ciudad son recorridas por miles de ciudadanos y turistas que descubren las maravillas de un lugar rico en tres milenios de historia. Docenas de eventos componen el programa de doce meses llenos de cultura.

Un impresionante trabajo de peatonalización acerca a la ciudad, al debate contemporáneo sobre el tema del espacio público y los bienes comunes, en particular en lo que respecta a sus relaciones con la ciudad. Palermo tiene un centro histórico de gran valor arquitectónico, que aún setenta años después de la Segunda Guerra Mundial, está plagado de fenómenos de decadencia y marginación.

El debate sigue vivo, pero la recuperación física de la ciudad histórica (240 ha.) aún está incompleta. El centro histórico de Palermo es a la vez magnificencia y marginalidad, una mezcla de comunidades que comparten los espacios y tejidos históricos de la capital y, al mismo tiempo, habitan y animan aquellos lugares de la ciudad que aún muestran las cicatrices del bombardeo de 1943.

Vista aérea (desde el norte)
Fotografía: Manfredi Leone

El barrio de Ballarò es uno de estos lugares, bordeando los espléndidos edificios barrocos del Corso Vittorio Emanuele, un antiguo eje de fundación llamado Cassaro (del árabe Qasr). Una población auténtica aún vive en una alternancia de ruinas y arreglos, hoy enriquecida por las comunidades extranjeras que han elegido Palermo, y que descubren en él, espacios olvidados y sin resolver.

Numerosas asociaciones están activas para promover estos lugares: entre ellos Ballarò Significa Palermo (BSP); juntas construyeron un programa de eventos para despertar un nuevo interés en partes de la ciudad histórica que no siempre cuentan con la atención que merecen. Para este proyecto de regeneración urbana temporal, la atención se centra en el espacio público y los bienes comunes, cuyo día nacional se celebra en Italia cada 13 de mayo.

Antes de las obras
Fotografía: Manfredi Leone

La intervención se refiere a la calle llamada Salita Raffadali: el camino, construido en la orilla del antiguo río Kemonia, cubierto en el siglo XVI pero todavía rico en agua hoy, fue inaugurado en el siglo XVII a instancias de los jesuitas de la cercana Iglesia de Casa Professa, ansiosos de tener un camino para llegar fácilmente al eje de la fundación del Cassaro, donde se encuentra la catedral.

Primeros bocetos
Fotografía: Manfredi Leone

Flanqueada por los hermosos palacios nobles de los príncipes de Raffadali y el Palazzo Ugo delle Favare, la carretera estaba en mal estado. Parte de los adoquines hexagonales aún visibles en el cercano Vicolo Castelnuovo se conservan bajo el manto de asfalto, a menudo las aceras son un lugar de estacionamiento (prohibido) para vehículos.

El proyecto final
Ilustración: Manfredi Leone

En una primera hipótesis, la petición de las asociaciones es montar una “infiorata”, tradición que existe en otras partes de Sicilia, en la que el camino se convierte en una alfombra de pétalos de flores; el camino cuesta arriba es adecuado, pero los tiempos y los costos son insostenibles. Por tanto, el proyecto se centra en el tema de la carretera, el cruce, condición preeminente para la ausencia de tiendas: pocas puertas se abren a la subida.

Bocetos para el mobiliario
Ilustración: Manfredi Leone

Se construye un nuevo paisaje urbano, que conjuga la presencia de vegetación con una nueva función (la parada contemplativa, el lugar de encuentro), y el redescubrimiento de la vía como nueva perspectiva social, urbana, paisajística. El proyecto toma forma con la colocación en los extremos de la vía de unos contenedores con alturas diferenciadas, donde se pueden albergar nuevas plantas. En el centro, un pequeño podio y una secuencia de asientos escalonados, dan forma a un pequeño “auditorio” que cambia por completo el tema de la calle, permitiendo a los visitantes disfrutar de una nueva perspectiva sobre la iglesia lejana, pararse a charlar y, disfrutar de pequeños eventos colectivos (lecturas, conciertos).

En la base de la instalación se encuentra el “confesionario”, un pequeño dispositivo de madera perforado a diferentes alturas para dirigir la perspectiva visual (o fotográfica), que intriga y entretiene a adultos y niños.

El jardín desde abajo
Fotografía: Manfredi Leone

La temática vegetal se desarrolla en niveles paralelos e intersectantes: por un lado, la idea de bajo mantenimiento (con presencia de gramíneas como Festuca glauca y Gynerium), por otro, el tema alimenticio del huerto a través de las hierbas aromáticas (Salvia rosmarinus y Salvia officinalis) que se acompañan de los sinérgicos Tagetes, Verbena l., Salvia splendens y Lavandula stoechas que componen veinticuatro maravillosos ejemplares de Ginkgo biloba, un árbol milenario de reconocidas cualidades que, con su follaje muy verde, forma un sistema de escenas que construyen nuevas perspectivas.

La necesidad de inmediatez, la temporalidad de la instalación y la necesidad de mantener los costes muy bajos, empujaron el proyecto hacia los materiales de madera: paneles OSB y contrachapados, con los que se realizó el mobiliario.

Podio y auditorio
Fotografía: Manfredi Leone

El suelo fue pintado, tratado en clave paisajística a la manera de Roberto Burle Marx, una pintura creada con la colaboración de los estudiantes de Arquitectura que asisten al Landlab, Taller de Paisaje de la Universidad de Palermo y por los voluntarios de la Cooperativa Orto Capovolto.

El suelo pretende construir el nuevo paisaje de la escalada, una “infiorata” fiesta de las flores 2.0, sustituyendo la tristeza del betún por una explosión de colores y caminos, que visitantes y habitantes pueden recorrer libremente: hemos visto a niños y jóvenes corriendo por el zig zag del nuevo diseño.

Los resultados del trabajo se pueden resumir en unas pocas palabras clave: Activar, haber repensado a Salita Raffadali y su papel de conexión urbana en clave contemporánea, involucrando a los vecinos en la construcción y el cuidado del lugar; regenerar, por el impulso de recuperar el valioso papel de este camino, maltrecho por la descomposición y la falta de mantenimiento; interpretar, por su lugar en un tejido social diversificado y complejo, y por su rol como nuevo escenario social; renaturalizar, porque a pesar de la modesta cantidad de vegetación, se ha abierto una pequeña brecha sobre el tema de la presencia de plantas en los centros históricos.

“Se ha abierto una pequeña brecha sobre el tema de la presencia de plantas en los centros históricos”.

El jardín desde arriba
Fotografía: Manfredi Leone

Comparte con el mundo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares