Flores comestibles

Aprende de las flores en platillos, postres, bebidas, o poseen propiedades curativas o medicinales con la Ing. Agrónoma y agricultora Melissa Carrera.

Leíste bien, las flores también se comen. Crecimos viendo a nuestras abuelas trabajando en sus jardines creyendo que las flores únicamente se veían bonitas en los floreros o en las macetas del jardín pero la realidad es que existen un sin fin de flores que no solo son lindas ante nuestros ojos, también son comestibles, adornan nuestros platillos, postres, bebidas y poseen propiedades curativas o medicinales.

Esto por supuesto no es nada nuevo, las flores eran consideradas sanadoras desde hace miles de años y han sido incorporadas a los platos más refinados desde las culturas ancestrales e incluidas en sus rituales más sagrados. La producción de flores comestibles es similar, no idéntica, a la producción de vegetales. Éstas deben cultivarse orgánicamente con solo cuatro ingredientes: el sol, el suelo, los fertilizantes orgánicos y el agua. Siembra: el mejor consejo siempre será iniciar desde semillas, déjame decirte, que germinar plantas de f lores es un reto, principalmente porque la mayoría puede tardar hasta 25 días en germinar, iniciando con la semilla reconoces perfectamente todas las etapas del crecimiento.

Materiales necesarios para sembrar flores
Fotografía: Melissa Carmona

1. Ahora si ¡manos a la tierra! Iniciarás humedeciendo el sustrato, deberás tener una mezcla homogénea, sin charcos ni lodo, simplemente una tierra humedecida, si te pasaste de agua, solo agrega más sustrato.

2. Rellena tus semilleros, procura llenarlos al ras pero no aprietes ni comprimas el sustrato.

3. Con tu dedo meñique o un plumón haz un orificio, este tendrá que tener la profundidad igual a 2 o 3 veces el tamaño de tu semilla, si la semilla es pequeñísima la cavidad deberá ser casi superficial.

4. Deposita 1 o 2 semillas por orificio.

5. Espolvorea vermiculita o más sustrato por encima de tus semillas, como si colocaras una pizca de sal, en este paso no es necesario ser tan generosos con el sustrato, una vez más, y recuerda, no comprimas ni aprietes

6. Riega ligero ¡No olvides etiquetar con fecha! toma tu abatelenguas o un poco de masking y coloca el nombre de la flor así como la fecha en que la sembraste, esto te ayudará a saber si debes ser paciente y esperar a que brote o si puedes iniciar de nuevo. Todos los sobres de semillas te dicen al reverso el número de días que tardará en germinar.

Trasplante: ahora, si no quisieras esto, desde luego que puedes comprar una que otra planta en el vivero, te recomiendo, elegir la que mejor porte tenga, sin raíces por fuera. Ojo, la mayoría de viveros, aplican productos sintéticos a las plantas, así que por tu bien, te recomiendo esperar 25 días antes de consumir cualquier f lorecita.

Sustrato/Jardineras: la mayoría de las f lores comestibles se pueden cultivar en maceta, lo único que tienes que cuidar es que el tamaño del recipiente sea el adecuado y el sustrato sea bueno. Contempla macetas o espacios que cuenten con un mínimo de 20cm de profundidad, las f lores, no soportan el exceso de humedad ni los encharcamientos, así que tu sustrato deberá ser una mezcla porosa, seguro en el supermercado encuentras “sustrato para horticultura” eso será más que suficiente.

Riego: el riego es vital cuando siembras semillas de flores comestibles. Evita echar chorros de agua a presión, riega directamente el sustrato y evita mojar las flores, podrías dañarlas, recuerda que debes observar tus plantas, no hay recetas de cocina ni frecuencias de riego que funcionen para todos.

Plagas: gran punto, suelen ser hospedadoras de algunas moscas, gusanos o pulgones, en este caso alégrate si llegan, es normal, ya que no estás usando ningún pesticida y es seguro comértelas, incluso se dice que si la flor llega a tener insectos considerados plaga es un indicador de que ésta es comestible. Bastará con enjuagar tu flor o retirar el gusanito con la mano. ¡Basta de entomofobias!

Poda: las plantas comestibles no son tan frágiles como parecen, también se deben podar o recortar, sobre todo se deben retirar aquellas hojitas viejas, las flores muertas o con algún defecto visual. A continuación te enlistaré 4 de mis favoritas y más utilizadas actualmente en el mundo culinario

Viola x wittrockiana
Fotografía: Melissa Carmona

Violas y pensamientos 

Origen: Europa
Nombre científico: Viola × wittrockiana   
Sabor: Suave, con toques de hierba.mm   
Uso: Se puede cristalizar y para decoración en repostería. Las violas o pensamientos se diferencian en tamaño y el número de pétalos. Viola: es más pequeña, 2 pétalos arriba y tres abajo. Pensamiento: 4 pétalos arriba y uno hacia abajo, de mayor tamaño

Borago officinalis
Fotografía: Melissa Carmona

Bojarra

Origen: Líbano, Siria y Egipto
Nombre científico: Borago officinalis
Sabor: Ligero sabor a pepino
Uso: Ideal en ensaladas, sopas o cremas, repostería, carnes, productos del mar.
La flor de borraja es peculiar por la forma, pues no hay ninguna otra flor comestible que se le parezca. Los colores son azul o blanco.

Centaurea cyanus
Fotografía : Melissa Carmona

Pincel

Origen: Europa
Nombre científico: Centaurea cyanus
Sabor: Suave
Uso: Los pétalos se usan para decorar galletas, pasteles, bebidas, etc.
Fue considerada “mala hierba” y en la actualidad, se encuentran en peligro de extinción en su hábitat natural por la intensificación agrícola, esto gracias al uso excesivo de herbicidas.

Tagetes patula.
Fotografía: Roberto Pérez

Tagetes

Origen: México
Nombre científico: Tagetes patula
Sabor: Cítrico
Uso: En infusiones, cremas, pétalos deshidratados, chocolates, etc. Mi favorita, endémica mexicana. Se cultiva ampliamente para fines ornamentales, como medicinal y como complemento del alimento de aves de corral o como tinte natural. ¿Sabías que hay más de 60 especies?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *