fbpx

El Jardín de Juegos Salvajes para Niños de Ian Potter

Un espacio de clase mundial, salvaje de corazón, en el parque más histórico de Sydney.

Aventura, dicha, y un poco de magia son la esencia de un nuevo parque infantil en los parques centenarios de Sydney.

El Jardín de Juegos Salvajes para Niños de Ian Potter está diseñado como una experiencia de aprendizaje para los niños y sus cuidadores. Esta aventura botánica cubre 6,500 metros cuadrados con rutas y caminos que serpentean a través de montículos de arbustos y árboles. Se incorporaron árboles de higo ya existentes para que la gente pueda sentarse bajo su sombra. Situado dentro de un gran terreno de parques ya establecido dominado por grandes avenidas alineadas con árboles, una topografía ondulada, y varios estanques, este parque infantil busca inspirar una apreciación más íntima de la naturaleza. Ubicado en un barranco, y un poco alejado del camino principal, el lugar se siente protegido y especial. Un pequeño pabellón y guardería comunitaria proveen la base para un programa de educación basado en la ecología y la cultura indígena.

Plano de conjunto
Ilustración: ASPECT Studios

Este parque es uno de los paisajes de Sydney con mayor vegetación en un área urbana, cuenta con 15,000 árboles, arbustos, suculentas, pastos y cubresuelos que han sido plantados para que maduren en comunidades únicas de plantas que definen los diferentes espacios del parque. De las 22 especies de árboles y 57 especies de sotobosques utilizadas en este “extraño pero maravilloso espacio”, más de la mitad son nativos de Australia, y la mayoría son endémicos de Sydney.

El Jardín de Juegos Salvajes para Niños de Ian Potter
Fotografía: Brett Boardman

Trabajando con los árboles ya establecidos en el lugar, nuestro diseño se enfocó en cuidar la colocación de nuevas plantas para estructurar una genial travesía, y crear una rica variedad de espacios a través de una serie de zonas; El bosque de bambú es una densa arboleda que abarca estructuras de juego hechas a la medida de los niños. La jungla se encuentra entre eucaliptos ya existentes, está llena de helechos y Ficus lyrata de hojas grandes, y es perfecta para juegos espontáneos. Sobre una enorme saliente rocosa está la zona prehistórica, la cual contiene una variedad de árboles notablemente peculiares, como los Beaucarnea recurvata y los Dracaena draco.

En la zona de arbustos Banksia en los suburbios orientales, comunidades locales de plantas cubren una estructura de túneles de bambú. Esta plantación en masa provee un trasfondo texturado sobre una serie de intervenciones más estructuradas, y promueve la sensación de estar “en medio de la naturaleza”, libre para explorarla y descubrir sus secretos. A los niños les gusta el descubrimiento, los desafíos, el movimiento y la aventura. Ellos se desarrollan cuando están en la naturaleza, jugando con agua, escalando árboles, saltando charcos y escondiéndose en los los árboles. Estas observaciones fueron implementadas en el diseño del parque. Una casa de árbol, la anguila, y los juegos de agua artesianos, son puntos focales para diferentes tipos de experiencias de juego.

Túneles de matorral en la zona de arbustos banksia en los suburbios orientales

EL BOSQUE DE BAMBÚ Y LA CASA DEL ÁRBOL

Estrechos caminos y pequeños espacios abiertos en este denso bosque le ofrecen a los niños la oportunidad de explorar y disfrutar la sensación de estar dentro de un matorral. La casa del árbol personalizada a lo alto del follaje de bambú incluye un “nido” inferior y uno superior, un mirador en el que la imaginación de los niños puede liberarse al mirar el jardín desde lo alto. Se puede acceder a la casa del árbol por medio de una serie de plataformas de madera, por un puente giratorio, o por un tronco con escalones. El nido superior incluye un largo tobogán que pasa a través del bambú, llegando hasta el suelo del bosque.

“Los beneficios que reciben los niños al ser expuestos a ambientes naturales es algo que no se puede subestimar.»

Bosque de bambú
Fotografía: Brett Boardman

LA ANGUILA – ÁREA DE JUEGOS DE EQUILIBRIO

La estructura de vigas de equilibrio está diseñada con la forma de la famosa anguila del Parque Centenario. Esta estructura pasa por árboles de higo ya existentes para crear una serie de elementos de equilibro para que los niños escalen, con la boca del anguila encuadrando el borde de un arenero.

JUEGOS DE AGUA ARTESIANOS

Los juegos de agua cuentan la historia de Australia como el continente más seco en el planeta tierra. El gran estanque de agua artesiano le da vida al paisaje y nos recuerda lo vital que es el agua en nuestro ecosistema.

La Anguila – Área de juegos de equilibrio
Fotografía: Brett Boardman

Anecdóticamente se sabe que la relación de los niños con la naturaleza y el exterior se ha ido degradando desde que llegó la era digital. En el año 2010 se estimó que sólo un 35% de niños australianos jugaban afuera cada día, en comparación con el 72% de niños que jugaban afuera cada día en la generación pasada. Padres y educadores le llaman a esto “trastorno de déficit de naturaleza”, y sus efectos son dañinos. La educación en exteriores aparta nuestra atención de los tableros y las pantallas para poder reconectarnos con nuestros sentidos, incluyendo el sonido, el tacto y el olor (lo cual está siendo olvidado en la vida moderna). Nos esforzamos por crear un paisaje que permita que se den estas conexiones, y que nos inspire a tomar una bocanada de aire fresco y darnos un momento para entender nuestro mundo natural.

“Nuestro objetivo al brindar oportunidades como ésta, es que inspiren profundo amor y respeto por la naturaleza en los niños, lo cual conducirá a la defensa y buen manejo de los sistemas naturales en el futuro.»

Fotografía: Brett Boardman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *