Conexión Entramada

Comparte con el mundo!

La nueva realidad que nos ha dejado la pandemia COVID-19 nos ha llevado a valorar los espacios públicos para la interacción social y la recreación, al mismo tiempo que nos impide continuar usando los mismos de la manera usual. Esta circunstancia resulta en la implementación a nivel mundial de estrategias y diseños que permiten aprovechar de una forma segura el espacio de parques y plazas.

Un ejemplo de esto es el proyecto implementado en el Domino Park en Nueva York, donde se utiliza una solución sencilla y reversible, trazando círculos en los espacios ajardinados para indicar los lugares donde pequeños grupos podrían colocarse para disfrutar el sol.

Diagramas de la estructura del parque. Se dividen las rutas de acuerdo a su jerarquía y función, y se designan espacios de amenidades y zonas recreativas en los espacios entre rutas.
Ilustración: Arq. Lucely Romero Ginés y Arq. Elsa Cámara Moreno

Otros proyectos implican la utilización de mobiliario urbano en plazas públicas, como el Gastro Safe Zone en República Checa y la propuesta de Architecture for Humans, donde se utilizan bancas individuales o para pequeños grupos, fáciles de instalar y limpiar, colocadas en “zonas seguras” delimitadas, manteniendo siempre dos o más metros de distancia.

Nuestra propuesta retoma estos principios y los adapta a la realidad del espacio público en Mérida, bajo las circunstancias de la pandemia COVID-19. Los parques han buscado siempre ser lugares donde se fomente la convivencia, y a pesar de que ahora no se puede buscar fomentar las interacciones de la misma forma que antes, este proyecto busca propiciar la conexión y otorgar a las personas que lo visiten una manera de cubrir las necesidades humanas de socialización, movimiento y contacto con la naturaleza.

Vista aérea del proyecto del parque. Se observan los recorridos, módulos de sanitización y espacios de actividades, incluyendo áreas de recreación, áreas de picnic, y una plataforma multi usos son suficiente espacio para llevar a cabo diferentes clases de ejercicio.
Ilustración: Arq. Eduardo Ramírez Ceballos.

Siendo la prioridad de este proyecto procurar la seguridad de los usuarios en las circunstancias de la pandemia, se buscó seguir lineamientos de salud pública proporcionados por la OMS y el Gobierno Estatal, procurando colocar módulos de sanitización accesibles desde cualquier punto del parque, planteando caminos de entre dos y tres metros de ancho según su jerarquía y dispersando los espacios planteados para realizar actividades específicas.

Módulos sanitizantes. Diseño de módulos que contienen todas las herramientas necesarias para seguir las medidas de seguridad e higiene personal, y croquis de ubicación de los mismos.
Ilustraciónr: Arq. Eduardo Ramírez Ceballos.

La estructura del parque se da de manera natural al proponer dos puntos de accesos principales, conectados por una serie de caminos perimetrales y al interior del espacio. Estos permiten realizar actividades dinámicas, desde el tránsito de personas en camino hacia otro punto de la ciudad hasta aquellas de mayor permanencia como caminar, correr, montar bicicleta, etc. Se separa una ruta para bicicletas en el perímetro del lote, y una serie de anchos caminos peatonales para recorrer el espacio.

Acceso al parque. Se observa desde el acceso un módulo de sanitización con lavabos y dispensadores de gel anti bacterial. Se colocan también elementos necesarios de mobiliario urbano como basureros y bancas bajo la sombra de los árboles.
Ilustración: Arq. Eduardo Ramírez Ceballos.

Las demás actividades se desarrollan en los espacios resultantes entre los caminos, designando los lugares para picnics con uso de mobiliario, espacios de descanso marcados en el pasto, actividades recreativas, y ejercicios como yoga. En todos los casos, se procura colocar módulos sanitizantes al alcance y marcar claramente los espacios y rutas necesarios para mantener una sana distancia.

Como complemento, se buscó proponer una cantidad abundante de árboles y unas pequeñas lagunas artificiales, para generar sombra y dar frescura al espacio, ya que esto es una cualidad indispensable para lograr tener un espacio vital en la ciudad de Mérida.

Vista aérea donde se observa el área de recreación, donde se pueden realizar diversas actividades, respetando el distanciamiento social.
Ilustración: Arq. Eduardo Ramírez Ceballos.

Se propone una paleta vegetal conformada principalmente por árboles de mediano y alto porte, muy usados en la región, y con las características apropiadas para uso en calles y espacios públicos.

Consideramos que este proyecto de parque ofrece una amplia cantidad de actividades posibles en un entorno agradable y seguro que permite a los usuarios aprovechar el espacio público, y resulta una opción viable de actividad física, recreativa y social, cubriendo todos los lineamientos de salud ante la pandemia.

Plaza pública, donde esta se encuentra en diferentes niveles, para generar diferentes visuales dentro de ella, el recorrido dentro de la misma se encuentra al centro de las actividades, para generar distanciamiento entre ellas.
Ilustración: Arq. Eduardo Ramírez Ceballos.

Comparte con el mundo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares