La nueva realidad que nos ha dejado la pandemia COVID-19 nos ha llevado a valorar los espacios públicos para la interacción social y la recreación, al mismo tiempo que nos impide continuar usando los mismos de la manera usual.