CASA OCHO

Comparte con el mundo!

Cada proyecto, en nuestro ejercicio como arquitectos, representa un reto distinto y requiere de una solución específica, es una oportunidad de plantear soluciones de acuerdo a problemas determinados o circunstancias únicas. En este caso, una casa que se dispone en la costa yucateca, implicaba una serie de actividades y necesidades completamente distintas a las que puede representar una residencia dentro de la ciudad.

En la ciudad, una casa se usa todos los días; en la playa, la casa tiene otros fines… Un uso esporádico en épocas de vacaciones en donde las actividades son completamente distintas ya que involucran un uso mucho más enfocado al esparcimiento social y al contacto con la naturaleza.

La Casa 8 es una casa que se dispone como una ampliación de un predio existente de la década de los setentas y en primer lugar, lo que plantea es ser respetuoso con la existencia de este predio.

Terraza vista al mar
Fotografía: David Cervera Castro

En una casa de playa, hay que considerar la relación de la casa con el mar. El mar es un elemento determinante, su presencia en todo momento es fundamental dentro del concepto de la casa. Otro tema importante además del contacto visual con el mar, es la cuestión climática determinada por los vientos.

En nuestra costa los vientos dominantes vienen del noreste (brisa) y del sureste por la noche (vientos de tierra), esto nos determina que, si provocamos ventilaciones cruzadas norte-sur, tendremos un microclima en la casa adecuado.

Pero si logramos dejar libre el oriente podemos captar los vientos que se den durante todo el día. El esquema de la Casa 8 pretende generar en todos los espacios vista, pero también provocar el cruce de vientos para crear una sensación playera dentro de la casa.

Vista sur
Fotografía: David Cervera Castro

De esta manera el espacio más importante de la casa es la terraza, que representa la fusión o el paso intermedio entre el interior de la casa y su exterior, la terraza representa la simbiosis entre estar adentro y estar afuera.

«Entre más exteriorizamos el interior o interiorizamos el exterior, mejor funcionará la terraza.»

Otro elemento importante en el proyecto es el uso de la celosía. La celosía es un elemento que nuestra cultura en Yucatán ha adoptado con gran éxito y que nos permite la fluencia del viento, pero con cierta privacidad y cierto control de luz hacia las condiciones exteriores.

Remate visual
Fotografía: David Cervera Castro

El patio interior permite nuevamente el cruce de vientos y el funcionamiento adecuado para las recámaras de la parte posterior.

La sensación de estar en la playa, el contacto con el mar y, poder sentir el aroma de la sal y la brisa yucateca, fueron las virtudes que esta casa pretende regalar, con el pretexto de solucionar el programa arquitectónico, que estos queridos clientes nos encargaron.

Jardín interior
Fotografía: David Cervera Castro

Comparte con el mundo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares