Casa ex-fábrica Richaud

PROYECTO GANADOR DEL PREMIO PENÍNSULA 2020, EN EL APARTADO DE ARQUI- TECTURA RESIDENCIAL

 

La Fábrica de Galletas Richaud Hermanos, se ubicaba hasta mediados de los años 60 ́s en
el emblemático Barrio de San Román, famoso por las fiestas del Cristo Negro que toda la ciudad de Campeche celebra cada septiembre. Después de ser fábrica, se convierte en residencia de la familia hasta principios de los años 80 ́s. Es abandonada y lotificada en tres predios, dos de ellos conservan el letrero original todavía legible; el tercero, con acceso desde otra vialidad, fue utilizado para construir la casa de uno de los inte- grantes de la familia, a finales de la misma década, con un metraje de 619 m2. Es esta familia la que recupera recientemente una de las fracciones con la fachada original, con una superficie de 277m2, para anexarla a su existente residencia.

La relación poco beneficiosa de la preexistencia colonial, respecto a la residencia de los 80’s, genera la búsqueda de un vértice de encuentro; por lo que se remodela, extiende y, abre el comedor de esta última, para tener una relación continua con el jardín que ahora comparten.

Piscina entre muros
Fotografía: Manolo R. Solís

 

La propuesta contempla recuperar y restaurar las preexistencias coloniales, para darles un nuevo programa arquitectónico. Se decide conservar la traza original de la casa colonial, conservando muros, claros y demás elementos arquitectónicos verticales. Se elige dejar los muros de mampostería originales al descubierto, para hacer énfasis en la antigüedad del inmueble. El propósito de este anexo siempre fue el de “área social de esparcimiento”, por lo que el programa debía contener sala, comedor, bar, baños de visitas, piscina, jardín y una recámara de huéspedes. La casa contaba con partes del techo original, en estado deplorable, que fue imposible recuperar.

La ausencia de la losa original da paso a una nueva, desplantada en su totalidad, de los muros originales, para así dejar pasar el viento y respetar las preexistencias. El proyecto se concibe como una gran “terraza entre muros”. Los espacios, si bien son contenidos por las escuadras originales, pero techados por una sola gran losa flotada. Ésta es sostenida por PTR ́s metálicos, anclados en las crucetas de los muros de mampostería. Existe una segunda losa independiente en la recámara de huéspedes; desfasándose en altura para enfatizar las intenciones anteriormente mencionadas y también para generar ventilación natural en el baño.

Piscina
Fotografía: Manolo R. Solís 

Esta carencia generó también la posibilidad de concebir una piscina entre muros, pero a cielo abierto, dando relación directa a la recámara de huéspedes con ésta. Se elige un recubrimiento total de “chukum” en la piscina, para mimetizarse en el entorno de piedra; lo que genera la concepción de un cuerpo de agua que fluye entre muros, y no una piscina tradicional emplazada en un jardín. En el jardín se conservaron los árboles, (un guamúchil, un roble y tres capulines silvestres) y las preexistencias de mampostería. El jardín se encuentra a desnivel, ya que debajo de la primera plataforma ajardinada, existe un recolector de agua de lluvia que utilizaba la residencia de los 80 ́s y que anteriormente era un horno hundido para la fabricación de ciertas galletas.

Vista hacia la residencia de la familia Richaud
Fotografía: Manolo R. Solís 

Los pisos originales se encontraban demasiado dañados, por lo que se utilizaron coloridos pisos de pasta con nuevos diseños, siendo diferentes en cada una de las áreas, a manera de delimitación. En el vestíbulo los muros se “tintaron” con pasta verde, no se dejaron de mampostería aparente, porque no eran originales, y se buscaba resaltar las preexistencias.
El área techada a manera de terraza entre muros, fue utilizada para conte- ner una cocina-bar y la sala-comedor. Las mesetas de la cocina y bar son de concreto tintado y luego colado en sitio con cristales reciclados, para lograr un acabado con toques minerales, pero rústico. En la sala-comedor se reutiliza- ron algunas vigas de madera originales que sostenían el techo, haciendo alusión
a éste. Se decide no pintar la losa nueva y dejarla en concreto blanco pulido apar- ente, para mimetizarse en el conjunto.
Casa Ex-Fábrica Richaud, es un proyecto que resalta las antiguas técnicas de construcción, no sólo de Campeche, sino de la Península de Yucatán, a través de la recuperación y restauración de un pedazo de historia perdido en el tiempo, que tiene la oportunidad de reencontrarse con sus raíces. Se recurre a la fusión de las técni- cas arquitectónicas antiguas y modernas, logrando un proyecto completamente abierto, pero entre muros, rodeado de gran vegetación que lo convierte en un oasis dentro de la ciudad.

“Es un proyecto que recurre a la fusión de las técnicas arquitectónicas antiguas y modernas, logrando que sea completamente abierto, pero entre muros, rodeado de gran vegetación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *