Huertos: su importancia en el desarrollo de los niños

Todos recordamos ese experimento en la clase de Ciencias, en donde plantábamos un frijol y, te maravillabas viendo cómo esa semilla se convertía en una pequeña planta. Tal vez, en este momento te parece algo muy simple, pero creo que de ahí probablemente te vino un lindo recuerdo a la mente.

Piensa bien, ¿a quién te recuerda? Tal vez algo gracioso, a tu mejor amiga de la escuela, a tu maestra linda o no tan linda, incluso alguien que ya no está contigo. Yo me acuerdo de cómo ponía esos frijoles en un algodón en un pequeño vaso de plástico en la ventana de mi abuela, con un olor a humedad. Ella era muy paciente y me dejaba tenerlos ahí, aunque les quitara la vista hacia sus lindas flores.

Experimento de germinación del frijol
Fotografía: Alejandra Evia

Conforme avanza la ciencia, nos hemos dado cuenta de que lo más cercano a lo natural es mejor. En la pediatría, preferimos que los niños nazcan por parto natural antes que por una cesárea; la lactancia sobre las fórmulas; alimentos naturales sobre procesados; que los niños coman con sus manos en vez de darles papillas en la boca.

Como si estuviéramos regresando a la era de las cavernas. ¿Qué sigue? ¿cosechar nuestra propia comida? En definitiva, pareciera algo que puedes hacer para comenzar a promover hábitos saludables, además de que es una excelente oportunidad para convivir con tus hijos y estimular su desarrollo.

Vertiendo tierra
Fotografía: markus-spiske – Pexels

En una encuesta que realicé en mis redes sociales, un 80% de los padres que contestaron les gustaría tener un pequeño huerto y compartir esta experiencia con  sus hijos.

Sin embargo, por muchas razones como la falta de espacio, la migración constante de hogar y la edad de los hijos, han impedido que comiencen a hacerlo.

Las personas que sí han logrado tener esta actividad con sus hijos, tienen un comentario positivo acerca de la experiencia vivida, aunque ésta pueda tener su grado de dificultad.

Jugando en la Ciénega
Fotografía: Alejandra Evia

Lo que me sorprendió de la encuesta, no fue que los niños lo disfrutaran, sino que gracias a esta actividad se creó una gran oportunidad de convivencia y de generar recuerdos también para los padres.

De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría,  los juegos son fundamentales para el aprendizaje de los niños, ya que les da herramientas para su vida adulta como la resolución de problemas, colaboración y creatividad, que son cosas que se requieren para triunfar.

Y en mi punto de vista, un huerto en casa podría ser un juego perfecto que proveerá a tus hijos de hermosos recuerdos y herramientas para la vida.

Jugando con hojas
Fotografía: tatiana-syrikova, Pexels

Tal vez para ti no es el momento adecuado para comenzar a tener un huerto, sin embargo, puedes exponer a tus hijos a la naturaleza para que exploren el mundo con sus sentidos. Empieza permitiendo que se expongan a esos hermosos colores primaverales y a las hojas en el piso en otoño.

Déjalos que sientan la textura de una planta o que casi se las lleven a la boca. Eventualmente irán aprendiendo que unas plantas crecen solas, y otras requieren de más cuidado.

“Crear un pequeño huerto, les dará una gran satisfacción a tus hijos y va a ser un medio para promover la convivencia familiar, ¿Te animas a construir uno?”

Huerto
Fotografía: anastasia-shuraeva – Pexels

Para más información visita su página web:

somospediatras.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *