Ecos del paisaje: los sonidos del entorno en los espacios que habitamos

La acción centrada del sonido afecta el sentido del cosmos del hombre Walter Ong (1991)¹

Los actos de nuestra vida cotidiana están asociados a la interacción de nuestros sentidos. El sentido auditivo, a menudo tomado poco en cuenta, nos da sin embargo muchas pistas para la comprensión del lugar en el que estamos. Los ecos, los silencios y las reverberaciones sonoras nos proporcionan continuamente información por los sitios en los que residimos y transitamos.
El estudio del conjunto de sonidos y sus efectos sobre el ser humano han interesado a varias disciplinas. Desde el análisis de la acústica² de los espacios, o la noción de paisaje sonoro acuñada por Murray Schafer en 1977³, o los llamados Sound Studies⁴, o hasta el más reciente término de auralidad, que hace referencia a la percepción sonora. Para el arquitecto Juhani Pallasmaa (1996)⁵, la experiencia esencial creada por la arquitectura es la tranquilidad. Para él, la visión es direccional, mientras que el sonido es omnidireccional; la visión implica una exterioridad, mientras que el sonido crea una experiencia de interioridad. El silencio – o la ausencia de sonido – focaliza nuestra atención a nuestra mera existencia y nos hace darnos cuenta de lo fundamental de la soledad.

Si bien todas estas diferentes perspectivas concep- tuales enriquecen el conocimiento sobre la relación entre el hombre y el sonido, como arquitectos y paisajistas, ¿qué elementos del sonido y de la acústica debemos tomar en cuenta en las propuestas de los hábitats que realizamos?

Lo primero a tomar en cuenta, particularmente en un proyecto doméstico, es la calidad ambiental del contexto. Si lo hacemos en un entorno natural, rural, urbano o periurbano. En función a la cantidad de ruido o contaminación sonora, decidiremos probablemente establecer barreras, como la utilización de doble vidrio para puertas y ventanas, así como la implementación exterior de taludes o barreras acústicas (cercos de madera, arbustos, etc.).

Barrera acústica vegetal Fotografía: Pixel2013 – Pixabay

Una consideración fundamental para el confort auditivo interior son los materiales y los revestimientos de los espacios. Debemos tomar en cuenta que los elementos de baja densidad o con textura -como la madera, los muebles de tela, tapices y cortinas- tienden a disminuir el eco y a absorber el ruido. Asimismo, algunos estudios revelan que las paredes compuestas por plantas tienen un gran potencial de absorción de ruido, y que podrían ser utilizadas como aislante acústico⁶.

“El manejo del sonido y el silencio -en su justa proporción- es un elemento sensorial más que nos ayuda a crear la sensación de recogimiento y una experiencia de paz interior.”

Paredes compuestas por plantas Fotografía: Charles Parker – Pexels

Otros aspectos que resultan interesantes para implementar –para realizar una transición sonora entre los espacios interiores y exteriores- son aquellos elementos que magnifican los efectos de los sonidos benéficos de los elementos naturales. Tales como el follajede los árboles, palmas y arbustos, los cuales manifiestan un sonido característico ante el viento. Un recurso frecuente es también el uso del agua en abrevaderos, canales, fuentes o cascadas, lo cual puede resultar atractivo para las aves, insectos y fauna local.

En conclusión, el paisaje sonoro debe ser un elemento para tomar en consideración en los proyectos de arquitectura y de paisaje a cualquier escala. Desde la dimensión acústica de los materiales, el manejo de barreras sonoras y la relación con el exterior.

“The management of sound and silence -in its right proportion- is one more sensory element that helps us to create a sense of seclusion and an experience of inner peace.”

Canal de agua Fotografía: Ryutaro tsukata – Pexels

¹ Ong Walter in Pallasmaa, Juhani. The Eyes of the Skin: Architecture and the Senses. John Wiley & Sons, 2012, p.53.
² Ver Isbert, Antoni Carrión. Diseño acústico de espacios arquitectónicos. Universitat Politècnica de Catalunya. Iniciativa Digital Politècnica, 2004.     

³Schafer, R. Murray. The Soundscape: Our Sonic Environment and the Tuning of the World. Simon and Schuster, 1993.
⁴ Ver Bull, Michael. The Routledge Companion to Sound Studies. Routledge, 2018.
⁵ Pallasmaa, Juhani. The Eyes of the Skin: Architecture and the Senses. John Wiley & Sons, 2012, p. 53-55.                                                                       

⁶ Cuaderno de Cultura Científica. «Las plantas como aislantes acústicos», 5 janvier 2015. https://culturacientifica.com/2015/01/05/las-plantas-como-aislantes-acusticos/.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *