En una antigua cantera de arena, a una hora de distancia de Melbourne, Australia, un nuevo jardín botánico ha sido completado, un jardín que le permite a los visitantes embarcarse en un metafórico viaje de agua a través del panorama australiano, desde el desierto hasta la costa.