Sin duda, existen un sin fin de sitios que nos permiten encontrarnos con nosotros mismos, que, con sus paisajes, nos proporcionan un ambiente que nos ayuda a hacer una pausa y apreciar el mundo que nos rodea; a respirar más lento; a reflexionar sobre nuestra vida y, por consiguiente, nos da la oportunidad de sanar nuestra alma.