Los espacios exteriores que construimos y habitamos, entre ellos los patios y jardines residenciales, suelen reflejar en su configuración aspectos culturales de sus habitantes.