Fotografía: Florian Groehn

El sitio original fue parte del primer ferrocarril que se inauguró en Australia en 1855. Su presencia fue vital para el transporte de carbón, lulita, madera, trigo y otros productos de Australia;