Derivado de la urgencia sanitaria que el COVID-19 ha traído a nuestras vidas, los espacios públicos urbanos en los que solía aglomerarse una cantidad importante de personas, se han reinterpretado como lugares inseguros en los que es difícil mantener las medidas necesarias para prevenir contagios.