Después del huracán Isidoro de 2002, que dejó 33 mil casas dañadas o completamente destruidas en Yucatán, 1 el paisaje rural de la casa maya como parte del solar, símbolos de identidad local, rodeada de árboles y de una albarrada blanca, fue sustituido por cuartos de concreto en serie, conocidos como “pies de casa”.