Fotografía: Marianela Porraz

En el dinámico y popular barrio de la puerta de Clignancourt, al norte de París, una antigua estación de tren alberga hoy un proyecto que promueve la ecología y el encuentro social.