Hay lugares que se guardan de una manera mágica y especial en el corazón, y el Archipiélago de Revillagigedo es uno de ellos.