Muchos de nosotros hemos escuchado la música que generan las campanas de viento: cuando recorremos un jardín, al entrar a una casa o mientras desayunamos en una terraza.