El ser humano ha experimentado, por la pandemia COVID-19, la necesidad de sentirse “libre” nuevamente y con esto a valorar de manera considerable los espacios destinados a la realización de actividades lúdicas y recreativas.