Un escape en la baja

En este artículo compañemos al diseñador Bernardo Negrete a través de una aventura llena de colores en el artículo “Un escape en la Baja”

Recientemente regresé de una escabullida que hice a Baja California Sur. Estuve por primera vez en tres maravillosos lugares de la república mexicana, que, aunque me hubieran contado de ellos, no me los hubiese imaginado jamás. El haber estado allá estimuló todos mis sentidos a la misma vez, y eso fue muy enriquecedor.

Mi primera parada fue en San José del Cabo que me recibió de una forma sorprendentemente inesperada, me sentí en un territorio completamente mágico; anteriormente había estado en ciudades desérticas maravillosas, pero esto fue diferente, Los Cabos me dio una sensación refrescante y vigorosa que otros lugares del desierto no me habían hecho sentir hasta ahora. No pasó desapercibido el hermoso contraste del paisaje que estaba viendo por primera vez, fue desconcertante, por un lado, puedes observar el enorme océano pacífico y al otro lado se pueden observar las dunas del desierto repletas de cardones y cubiertas de vegetación, era un efecto óptico sin precedentes.

Playa Balandra, La Paz
Fotografía / Photography: Bernardo Negrete 

Yo vivo en Quintana Roo y estoy acostumbrado a los tonos del inigualable mar caribe que todos amamos. No había tenido la dicha de ver lo que pude observar en este lugar, esos colores profundos del mar, la diversa vegetación, las piedras y la arena en tonos ocre, contrastando con el bello azul del cielo, era un festival para mis ojos, un espectro de color totalmente nuevo, mientras más me iba adentrando al territorio esta experiencia visual se tornaba en algo inolvidable.

Me hospedé en un hotel muy tranquilo que me encantó. Algo que noté es la sutil adaptación de la expresión del mexicanismo en una forma de vida norteamericana, también la cultura slow que se ha incorporado en el destino y que considero, es ideal para esta zona que provee tanta diversidad alimenticia.

Hotel Marriot, San José
Fotografía / Photography: Bernardo Negrete 

Lo que más admiré en San José fue la forma como está mimetizada la arquitectura con el paisaje, de tal forma que los elementos se incorporan de manera sutil, y en el estilo de estas construcciones dejan que la flora y a la geografía sean los protagonistas del lugar.

Después de dos días de deleitarme de las impactantes vistas del golfo de california, partí hacia Todos Santos, aquí no pude dejar de admirar la interpretación de la austeridad, la delicadeza de los tonos en el paisaje casi monocromáticos. Me hospedé en una choza a pasos de la playa y experimenté otras sensaciones gracias a la simpleza del lugar, abrazado por la naturaleza, en donde los animales salvajes andaban a lado mío. En este espacio recóndito escuchaba el crujido de la materia orgánica seca, ramas y hojas. El estar en contacto con las doradas playas y el minimalismo del lugar me hicieron ref lexionar e inspirarme para hacer algunos cambios en mi terraza, quisiera que todos podamos sentir esa emoción de paz en algún lugar de nuestro hogar.

Hotel Baja Club, La Paz
Fotografía / Photography: Bernardo Negrete

Al final del viaje me escapé a La Paz, donde exploré distintos escenarios naturales y fue la experiencia más alucinante que pude haber tenido.
En el camino hacia la isla Espíritu Santo me tope con un espectáculo de texturas y colores que jamás había visto en conjunto, verdes, grises, negros, índigos, turquesas, blancos, toda la variedad que pude denotar que provenían de los animales y el territorio en el que paseaba, a la vez eran iluminados por los cobres y dorados de los rayos solares que se reflejaban sobre las superficies, y para cerrar con broche de oro una exquisita gama de naranjas intensos que fueron cambiando conforme se escondía el sol, no puede haber tenido una mejor experiencia que esta.

He llegado con mucha información que debo asimilar. La baja es un lugar mágico, tan rico en naturaleza que puede ser abrumadora; es increíble como en un mismo territorio puedes darte semejante festín de colores. No puedo recomendar mejor lugar para llenarte de inspiración y renovar tu creatividad, así que si tienes la oportunidad, no dejes pasarla y visita la baja sur, ¡una gran aventura te espera!

Hotel JW Marriot, San José
Fotografía / Photography: Bernardo Negrete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *