fbpx

Huerto en macetas

El cultivo de hortalizas en macetas es una costumbre que va en aumento debido a varios factores como la falta de espacios exteriores en los hogares, la conciencia sobre cómo el origen de los alimentos influye en nuestra salud, la necesidad de cosechar productos frescos y libres de pesticidas, brindar un agradable aroma a nuestro hogar, así como para decorar un espacio. A este tipo de agricultura urbana se le conoce como “macetohuerto”.

Actualmente el sistema de cultivo en macetas que más se utiliza es el huerto vertical, ya que en un pequeño espacio se pueden cultivar varias especies de hortalizas.

Huerto grabado 45/90
Por: Itzel Ayvet Rivera
Fotografía: Jorch Salgado
De venta en Hechoyderecho Fotografía: Andrea Mayor

Las macetas pueden ser de barro, terracota, madera, piedra, tejido vegetal o de plástico. Las de barro y terracota se pueden personalizar; un estilo que se ha utilizado últimamente son las de color negro, simulando un pizarrón.

Fotografía: Mudder

Otro sistema de cultivo en apogeo es la “hidrojardinera” o “hidromaceta”. Estas cuentan con un depósito en el fondo que se llena de agua, por lo que no se tiene que regar con tanta frecuencia.

Por: Trinitate

Una alternativa amigable con el medio ambiente son las macetas elaboradas con  materiales biodegradables, las cuales simplifican el proceso de trasplante: a la hora de sembrar una hortaliza en el suelo, es posible hacerlo con todo y maceta, lo que facilita la adaptación de la planta. Un ejemplo es la cascara de huevo.

Una actividad en apogeo, es la reutilización de botellas de plástico, latas y contenedores de vidrio, como recipientes para sembrar plantas.

Por: Arta Cerámica

En cuanto al diseño están en boga los maceteros que simulan ser latas de refrescos, huacales, botas de jardinería o tazas de café.

Las macetas biodegradables son una alternativa amigable a la hora de sembrar una hortaliza en el suelo, es posible hacerlo con todo y maceta, facilitando la adaptación de la planta.

Al momento de escoger una maceta, es importante recordar que sea lo suficientemente grande para que las plantas puedan desarrollar sus raíces, además de contar con al menos un orificio en el fondo del contenedor con el fin de drenar el exceso de agua.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *