fbpx

Tu jardín en la playa

Crea en tu casa de la playa un espacio con un ambiente agradable y lleno de vegetación, en donde puedas disfrutar de la costa y protegerla para las futuras generaciones.

¿Qué beneficios proporciona un jardín en la playa?

El paisaje de la playa crea en nosotros una sensación de descanso tanto físico como emocional, cuando nos asociamos con este ecosistema frágil y siempre cambiante.

La costa, lugar en donde interactuamos con diferentes ecosistemas y seres vivos, descubre en nosotros salud mental y física.

Entre otros beneficios, es sabido que disminuye la tensión muscular y la presión arterial.

De igual forma, tener un área verde al frente del mar ayuda a evitar la erosión de las playas, crea una barrera de protección, intercepta el movimiento de arena y viento por acumulación de materia orgánica y además forma suelo.

En el presente artículo se propone el método de trasplantación de plantas nativas en la costa como el más eficaz y fácil de realizar. Este método se explica a continuación, así como los cuidados que requiere.

Fotografía: Ana María Icaza

¿Cómo propagar las especies vegetales de la duna?

El trasplantar especies nativas en la costa no sólo es el método más fácil y accesible, sino también beneficia la conservación de las especies nativas de la costa. El trasplante, como su nombre lo indica, es el traslado de plantas desde donde se encuentran arraigadas para plantarlas en otro lugar.

La duna o el ecosistema costero está formado por montículos de arena con vegetación, estos tienen diferentes microambientes, según los vientos y mareas a los que se exponen. La vegetación de la duna se considera como halófila (plantas de sal)  ya que se desarrollan en suelos con un gran contenido de sales solubles.

En función de la especie de planta y sus propiedades distintivas dependerá el tipo de sustrato que necesita así como su posición en la duna.

¿Qué plantas puedo trasplantar?

Los cactus o las plantas suculentas son más fáciles de reproducir con este procedimiento, mientras que los matorrales y árboles son más difíciles a partir de esquejes.

Las especies que se encuentran al frente de la costa, es decir más cerca del mar, son herbáceas y se conocen como pioneras, crecen prácticamente en la zona de la arena móvil.

Entre las más comunes se encuentra la Suriana Marítima, la Atriplex Canescens y la Sesuvium Portulacastrum.

Los matorrales arbustivos son las plantas que se desarrollan al interior de la duna, donde el sustrato tiene mayor cantidad de materia orgánica. Las más comunes son la Bravaisia Berlandieriana y la Ipomoea pes-caprae, planta que se le atribuye un valor medicinal para curar afecciones del riñón.

Fotografía: Ana María Icaza

MATERIALES PARA REPRODUCCIÓN POR MEDIO DEL ESQUEJE

Necesitarás los siguientes materiales:

  • Tijeras de poda
  • Tierra o sustrato composta
  • Arena de mar cernida
  • Enraizador, mezcla diluida con fertilizante orgánico o miel de abeja
  • Semilleros
Fotografía: Ana María Icaza

CUIDADOS ESPECIALES

Mantener alrededor del trasplante libre de hierba.

La propagación de las especies vegetales será mejor si son protegidas del viento excesivo que se puede dar en la costa y con riego diario.

Se recomienda hacer esta reproducción a principios de primavera o verano, especialmente en el período de luna nueva, lo que resulta benéfico para el desarrollo de la raíz.

Generalmente después de dos o tres meses puedes saber si el trasplante fue exitoso, dependiendo de la especie.

 

Fotografía: Ana María Icaza

¿COMO PLANTAR ESQUEJES?

Revuelve la tierra o sustrato con la arena a una proporción de 50%. Coloca esta mezcla en los semilleros sin aplastar, es importante que se oxigene.

Fotografía: Ana María Icaza

Escoge la planta que desees trasplantar y con las tijeras de poda corta la planta con un ángulo de 30º grados y a una distancia de 15 a 20 cm, si la planta tiene uno o más nudos mejor.

Fotografía: Ana María Icaza

Retira las hojas de la parte inferior dejando una distancia de 5 a 10 cm, si tiene botones florales, retíralos. Es mejor realizar el corte por debajo de un nudo, pues las raíces crecen a partir de esa parte.

Fotografía: Ana María Icaza

Se prepara una mezcla de agua y el enraizador, fertilizante o una gota de miel y se cubre el final del corte de la planta a trasplantar.

Fotografía: Ana María Icaza

Se hace un orificio pequeño en la tierra y se entierra el tallo preparado (esqueje). Evita que la planta esté expuesta directamente a la luz de sol, pues los rayos UV son dañinos para las raíces.

Fotografía: Ana María Icaza

Regar bien cuando estén recién plantados.

No te desanimes si ves que se han marchitado al principio, es normal. Cubrirlos con una bolsa de plástico ayuda a mantener la humedad adecuada.

Para saber si las raíces han crecido en tu trasplante, da un tirón suave, si hay resistencia quiere decir que se ha empezado a formar la raíz y está creciendo. Éste podría ser el momento ideal para cambiar al lugar elegido.

Fotografía: Ana María Icaza

Trasplanta las nuevas especies en el lugar en donde quieres que crezcan considerando su tamaño promedio y protégelas con algunas hojas secas de palmera de los vientos que azoten en la costa.

 

Referencia / Reference: Rafael Durán García, Martha Méndez González
y Roger Orellana Lanza. Manual de propagación de plantas nativas de
la península de Yucatán. Vol. I.2a ed. (Mérida: Centro de Investigación Científica de Yucatán, A.C., Secretaría de Ecología del Gobierno del Estado de Yucatán, Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, 2007).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *