fbpx

ARQ. PSJ. MARIO PENICHE

Agua, Fundamento del Paisaje

El Agua ha estado ligada de manera significativa al establecimiento y desarrollo de los pueblos.

El nacimiento de nuestro país se asocia a un águila posada en el lago de Texcoco, esta imagen definió el sitio de fundación de lo que hoy es la Ciudad de México.

Ha en Maya significa “agua”, desde el fondo de los tiempos, el agua ha sido vital para la vida, no en balde la deidad más importante de la Cultura Maya es el Dios Chaac, que significa “Dios de la Lluvia”, al cual recurrían para pedir la lluvia y se le hacían ofrendas para que este fenómeno ocurriera con mayor frecuencia.

¿CUÁL ES EL PAPEL DEL AGUA EN EL DISEÑO DE UN PAISAJE?

Como mencioné al principio, el agua está íntimamente ligada a la vida; sin agua no hay vida. La historia de la humanidad, que lleva de la mano a la historia de la arquitectura, está estrechamente ligada a este elemento, el cual tiene diferentes efectos sobre el ser humano: pone en acción todos nuestros sentidos; de modo tal, que podemos disfrutar maravillados el sonido de una cascada, el paso de las aguas del río, el silencio mágico de un lago o el sonido hermoso de las olas al romper en la playa. El sentido de la vista se “llena” al contemplar un paisaje donde hay agua; aún en los reflejos extraordinarios de la luz sobre los charcos después de una lluvia.

El olfato siente el agua, es un indicador de que estamos cerca de la playa, y quien puede resistirse a tocarla y beberla. Todo lo anterior produce un placer fantástico al ser bello, y por ende, la belleza produce felicidad.

Incluir en nuestros diseños el agua, al igual que las sombras, permite hacer proyectos felices, donde la gente puede ver, oler, sentir el agua.

Adicionalmente, y como si esto en sí mismo no fuera suficiente, nos ayuda a bajar la temperatura, a recuperar a las aves con sus trinos que el urbanismo feroz ha alejado; nos permite incluir vegetación acuática que es parte de nuestra cultura maya y crear espacios dignos para la vida.

Casa Los Chakas. Cuerpo de agua en el acceso principal. Permite una hermosa transición entre el exterior y el interior. Acompaña a la vegetación existente, unos Chakas.
Proyecto: Arq. Psj. Mario A. Peniche López Fotografía: Rolando Córdoba

¿QUÉ RESPONSABILIDAD TIENEN LOS ARQUITECTOS DE PAISAJE EN CUANTO AL MANEJO DEL AGUA EN EL PAISAJE?

Me parece que es parte integral de un proyecto. La existencia de distintas formas de cuerpos de agua en los diseños no es algo que aparece de repente o sirve para llenar espacios sobrantes; sino que nace desde las primeras ideas generadoras del proyecto y se vuelve parte esencial del mismo de tal modo que no podría ser eliminado sin alterar gravemente el diseño.

Es importante que los arquitectos paisajistas colaboren estrechamente desde la génesis de los proyectos, así como entender estos espacios como parte fundamental de la vida, de ser feliz, de disfrutar un estanque con pájaros, o una casa en una cascada o frente al mar.

Detenernos a contemplar una puesta de sol, o escuchar el trinar de las aves, o ver la luz entre las gotas de la lluvia no es algo únicamente romántico; aunque para algunos sea perder el tiempo. Estos son los instantes que alimentan nuestra vida, la llenan de momentos mágicos.

La arquitectura tendrá efectos positivos en la medida en que como sociedad entendamos que las cosas que parecen estar de más son las verdaderamente importantes; son los detalles que hacen diferencia, son las cosas que nos quitan el aliento, y esos instantes son los que vale la pena vivir.

Arquitecto y Maestro en Arquitectura de Paisaje. Su despacho fue reconocido por la Revista OBRAS entre los Diez Despachos de Arquitectura 2008.

Ha recibido numerosos galardones por sus obras, entre los que destacan los Primeros lugares que Obras Cemex le otorgó en 2002, 2004, 2007 y 2009, así como la Placa de Honor FCARM en 2004.

Director Fundador de la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Universidad Marista de Mérida, donde en 2010 fue instaurada la “Cátedra Extraordinaria Mario A. Peniche López” en honor a su labor como arquitecto y docente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *