Llegué a Nairobi, una ciudad muy agitada con mucho movimiento, demasiado tráfico, muy desordenada y gente chocando una con otra.