¿Cómo borramos la división de la ciudad provocada por este fenómeno natural, convirtiéndola de una línea de división en una línea de conexión, infundiéndole una nueva vitalidad?