En enero de 2015 el equipo de Carve y Omgeving (diseño) y Krinkels (contratista) ganaron una competencia internacional, la cual consistía en diseñar un espacio recreativo de aventuras y un hito, en una escombrera ubicada en Beringen, Bélgica.